Mitos y verdades de la vacunación contra el COVID-19

 

El COVID-19 causa a diario, la muerte de aproximadamente 15.000 personas. Durante los 14 meses que el mundo ha venido luchando contra el virus, la enfermedad ha cobrado la vida de unos 3 millones de personas. 

 

La ciencia respondió rápidamente a la necesidad de una vacuna y en diciembre de 2020 comenzó el proceso de vacunación. A la fecha 460 millones de personas han sido vacunadas contra el virus con al menos la primera dosis 

 

Pese a esto, muchas personas en el mundo ponen en duda la efectividad de la vacuna y los efectos que esta representa. 

 

Por esta razón, Jairo Castellanos, director del Instituto de Virología de la Universidad del Bosque y Alejandro Sarmiento, médico del deporte y líder científico de BODYTECH, explican algunos de los mitos y verdades alrededor de esta temática. 

 

No se automedique 

 

Desde el inicio de la pandemia, han corrido rumores que aseguran que medicamentos como la azitromicina, la ivermectina, o incluso, el hidróxido de cloro tiene efectos preventivos o curativos para el COVID-19. Sin embargo, estudios clínicos realizados en el último año, demuestran que estos no tienen efectos de protección y mucho menos curativo frente a la enfermedad, pero sí pueden tener consecuencias graves para la salud. 

 

Del mismo modo, productos naturales como agua de mar profundo o la moringa, no son cura para el virus como se ha establecido socialmente. “Los pacientes llegan de manera tardía a recibir tratamiento porque creen que la moringa los va a curar de COVID-19. La moringa, el jengibre, el agua de panela ayudan a disminuir los síntomas, pero no son curativos, no es el tratamiento adecuado para combatir el virus, por lo tanto, no es el método para manejar la enfermedad”, explicó Castellanos. 

 

La ciencia funciona, necesitamos vacunarnos

 

Existen muchos mitos alrededor de la vacunación, “que tiene un chip”, “que transmite el virus”, “que causa otras enfermedades”. Otros aseguran que el COVID-19 es una gripa, sin embargo, una gripa no causa alta mortalidad. Por esta razón, la vacunación es un proceso indispensable para prevenir la enfermedad y minimizar los efectos que ha tenido la pandemia desde su inicio. 

 

“La tecnología de las vacunas ha logrado erradicar enfermedades altamente contagiosas como la viruela, polio, o controlar enfermedades como la varicela y el sarampión. La ciencia ha logrado esta erradicación y es importante confiar en ella para tener el mismo resultado con el COVID-19”, puntualizó Castellanos. 

 

La vacuna de COVID-19, como todas las vacunas, tiene efectos, puesto que se pone un medicamento a personas sanas para prevenir la enfermedad. “Todas las investigaciones de las vacunas han sido vigiladas por la OMS, FDA y varias organizaciones internacionales, examinando los procesos, para así, garantizar la efectividad de cada una de las que se han desarrollado”, complementó el experto virólogo. 

 

Efectos adversos, una realidad de todas las vacunas

 

La vacunación, no solo contra COVID-19, si no contra todas las enfermedades, puede causar efectos adversos. Algunos de los más comunes en la vacunación del coronavirus son: fatiga, dolor muscular, dolor articular, dolor de cabeza y escalofríos. 

 

Sin embargo, las organizaciones mundiales están en la búsqueda de los efectos adversos de cada vacuna. “En el caso de los trombos, se debe tener en cuenta que las rutinas de la sociedad han cambiado, las personas duran más tiempo sentados, no realizan la misma intensidad de ejercicio, elementos que potencializan la aparición de trombos, adicionales a los que la misma enfermedad pueden generar. Por su parte, las vacunas, han generado el 0,00009 % trombos en las personas vacunadas”. 

 

La meta: inmunidad de rebaño

 

La única ruta por la que llegaremos a la inmunidad poblacional es a través de la vacunación. Al llegar al 75 % de los vacunados o infectados en la población total, se puede establecer que el virus se está logrando erradicar. 

 

“Los estudios han demostrado que las vacunas son efectivas, se disminuye la transmisibilidad entre un individuo y otro en un 70 %. Gracias a esto, se reducen los pacientes hospitalizados y con síntomas graves. Por lo cual, es importante que se vacune, no importa la marca o el origen de la vacuna, la mejor vacuna es la que le toque a usted, concluyó Castellanos. 

 

Si quiere obtener más información relacionada con la vacunación contra la COVID-19 le invitamos a ver el webinar haciendo clic aquí.

 

 

Publicidad

 

Publicidad Centro Comercial Viva Buenaventura

Publicidad

Hotel Torre Mar Buenaventura

Publicidad

 

Publicidad Centro Comercial Viva Buenaventura

Indicadores Económicos