Con éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla Ají

 

Desde hace más de 10 años, la CVC ha estado trabajando en la propuesta para la declaratoria de Isla Ají, en la cuenca del río Naya, como área protegida, dada su importancia biológica, ecológica y por la representatividad de ecosistemas marino costeros (guandales, sajales y manglares), que aportan hábitats para una gran cantidad de especies de flora y fauna (algunas de ellas endémicas y otras de amplia distribución en el departamento del Valle del Cauca y en la región del Pacífico colombiano). Además, es fuente de servicios ecosistémicos fundamentales para las comunidades humanas asentadas en la zona.

 

"Hoy se protocolizó la consulta previa para el proceso de declaratoria de Isla Ají como área protegida. Con este proceso avanzamos muchísimo porque es uno de los prerrequisitos para poder declarar el área, luego ya sigue el proceso de recibir el visto bueno de un instituto de investigación a nivel nacional y, finalmente, la aprobación final por pate del Consejo Directivo de la CVC. Con esta protocolización, sumando todo el proceso que ha llevado la CVC y el consejo comunitario, porque es una iniciativa del consejo comunitario, ya estamos llegando al final de un trabajo muy juicioso sobre un área protegida de un tamaño considerable, con una área marina y terrestre con una altísima biodiversidad. Es un gran motivo de felicidad para la Corporación y las comunidades de la zona lograr la conservación de esta importante área", comentó Natalia Gómez, profesional especializado de la Dirección Técnica Ambiental de la CVC.

 

Durante este tiempo, se han llevado a cabo talleres de planificación estratégica participativa y cualificación en las 19 comunidades del río Naya y los grupos productivos específicos de piangüeras, cangrejeras, pescadores, acopiadores, cazadores, aserradores y agricultores, para proponer y construir alternativas de sustento económico o la extracción sostenible de los recursos naturales.

 

"Esta área le apuesta a la conservación de la biodiversidad del territorio y el fortalecimiento de las prácticas tradicionales de producción por parte de las comunidades. De alguna manera, esta área nos va a ayudar a articular acciones con las diferentes instituciones del Estado, en cabeza de la Corporación, el Distrito, Gobernación y otras entidades de la nación que le aportan a la conservación de los recursos naturales", agregó Santiago Angulo Sanclemente, representante legal del Consejo Comunitario de la Comunidad Negra del río Naya.

 

Son 27.716,6 hectáreas que se lograrían conservar, donde expertos han identificado 400 especies de fauna y flora de gran importancia nacional.

 

Logrando la declaratoria, se suman los esfuerzos con el fin de garantizar playas saludables para la anidación de tortugas marinas, asegurar la existencia de planos lodosos para que las aves playeras tengan donde alimentarse y descansar, preservar manglares como refugio para que las aves marinas puedan descansar y reproducirse, y destinar zonas de tránsito que ayuden a las ballenas jorobadas en su viaje hacia el norte del océano Pacífico. Con todas estas acciones, la CVC le sigue apostando a la protección de especies en peligro de extinción por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) como la tortuga marina negra (Chelonia mydas agassizii) y la tortuga marina caguama (Lepidochelys olivacea), considerada vulnerable a la extinción por este organismo.

 

"El balance fue positivo en estos dos días de consulta previa, donde hemos hecho las etapas pertinentes para el desarrollo con base en los lineamientos establecidos y la parte jurídica. Ha sido un proceso donde he visto que la CVC ha venido trabajando por muchos años con las comunidades negras e indígenas del río Naya. Las comunidades han estado presentes en las socializaciones y han participado en la construcción de todo lo que son los acuerdos. Incluso, hubo un espacio autónomo donde se aclararon las dudas. Ha sido un proceso transparente, libre, previo e informado, con todo el respeto y dialogo intercultural. Me voy muy satisfecha de haber protocolizado este proyecto. Para Buenaventura es un logro muy importante, pues es el desarrollo de las comunidades, la protección de los recursos naturales y se convierte en un referente ambiental internacional", concluyó Doris Ávila Rodríguez, gestora del área de gestión de la dirección de la Autoridad Nacional de Consulta Previa.

 

Delegados de la Procuraduría, Contraloría, Defensoría del Pueblo y la secretaría de Asuntos Étnicos de la Gobernación, fueron los garantes en la consulta previa.

 

Con éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla AjíCon éxito, culminó la protocolización del proceso de consulta previa sobre las 27.716,6 hectáreas que la comunidad quiere conservar en Isla Ají