Avanza operativo nacional para combatir el tráfico de fauna y flora silvestre

 

Aunque el Valle del Cauca está por fuera de las preocupantes cifras de deforestación que aquejan a otras zonas del país, las autoridades ambientales y la fuerza pública no bajan la guardia y continúan su lucha contra quienes insisten en comercializar productos del bosque.

 

En el Valle del Cauca, funcionarios de la CVC, Dagma, Epa Buenaventura, Policía Nacional, Armada, Infantería de Marina y Ejército Nacional lideran las actividades por tierra y mar.

 

"La CVC tiene el registro que en lo corrido del año hemos decomisado 3.186 m3 de madera proveniente en su mayoría del pacífico colombiano, algo así como 100 camiones cargados con madera, al igual que ha decomisado 182 especímenes de fauna silvestre", afirmó Marco Antonio Suárez Gutiérrez, director general de la CVC.

 

Quienes participan de los operativos tienen equipos de última tecnología que les permiten identificar en tipo real y para el caso de la madera, la especie de madera reportada en salvoconductos de movilización que también son revisados de acuerdo a la normatividad ambiental.

 

"Somos el Grupo Bosque Pacífico que permanentemente realiza estos puestos de control no solo en el Valle del Cauca, sino en Cauca, Chocó y Nariño con las autoridades ambientales de estas zonas, los delincuentes cada día se ingenian nuevas formas para traficar productos del bosque, por eso estos operativos se hacen de día, de noche, en la madrugada, buscamos el factor sorpresa para perseguir a quienes insisten de quebrantar las normas", afirmó Suárez Gutiérrez.

 

Para el caso del puesto de control en la vía al mar se contó con el acompañamiento del Dagma "con estos operativos también atendemos el llamado del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, es un trabajo interinstitucional que nos ayuda a cumplir las metas del programa de Gobernanza Forestal en Colombia", afirmó Heiler Cossio, del grupo de Fauna y Flora silvestre del Dagma.

 

Muchos de los camiones con madera que transitan por carreteras vallecaucanas provienen de plantaciones comerciales, que es diferente a bosques naturales y cuentan con los permisos de entidades como el ICA o la misma CVC.